domingo, 15 de noviembre de 2009

¿De dónde salen mis palabras?



¿De dónde salen mis palabras
que se plasman en versos,
si desde el fondo de mi alma,
desde el abismo de mi nacimiento
veo sacudirse las horas del tiempo,
tiempo que me falta para respirar
el aire viciado de tanto lamento?.

Siempre en el éxtasis del dolor
que me produce incluso placer,
como un pseudomasoquista
que en flagelarse se derrite
cantando loas al aborrecimiento,
a la apatía y al desdén
de todo acontecimiento.

¿Cómo se puede colar una inspiración
de belleza póstuma,
si la desdicha del presente
se hace patente a cada minuto,
si las puertas de la luminosidad
están cerradas a cal y canto
y cada vez que intento abrir una...
Otra me da en los dientes,
haciendo crujir mis maxilares?.

¿Dónde está Freud y su psicoanálisis?.

¿Cómo entender lo que escribo,
si no me entiendo a mí mismo?.

Frías son a veces mis letras,
como fría está mi alma
de tanto vaivén brusco,
que igual traspaso la frontera de lo incognoscible
como al rato de otro bandazo...
Estoy irreconocible.


¿De dónde emergen mis sentimientos
que soterrados bajo capas de salmuera,
todavía encuentran un resquicio
como espermatozoides a la carrera
intentando ganar mis neuronas,
electrificando mi cerebro
con subliminales mensajes?.

Me doy cuenta después de todo lo expuesto;
de lo poco que me entiendo y sé de mí mismo
y de mi cerebro cuántico...
Todo un paradigma descubrirlo....
todo un enigma descifrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario