jueves, 3 de marzo de 2011

Sonata de primavera


Hoy, necesito los acordes de una sonata
que pueda embelesar mi alma al alba,
acompañándola con mis cantos silenciosos
en reverberantes flujos de amor cadenciosos.

Hoy, necesito de tus manos posadas en mi esperanza
que alegren mi corazón cuando escribo estos versos,
sanando mis cuerdas vocales en crispación
dando un respiro a mis suspiros por no hallarte en mi corazón.

Hoy, siento un poco de alivio en aires de primavera
ojeando las nacientes semillas fértiles en mis sentimientos,
no percibiendo las galernas que expanden mis temores a los vientos
una suave brisa de anhelos... va calando en mis internos.

Con urgencia quiero oír los acordes de la sonata
transformada en serenata nocturna en el crepúsculo de mi vida,
uniendo sus melodías y mis odas a tu belleza,
en perfecta armonía, bajo un manto de estrellas...
Dando luz al claroscuro de mis pausas... en el éxtasis de tus miradas.

Hoy más que nunca te necesito,
hoy más que nunca te deseo,
hoy más que nunca desenclaustro mis sentimientos,
poniéndolos al servicio del amor... que por ti siento.

Hoy es el presente con un sol reluciente,
con ánimos renovados y tu luz penetrando...
por las rendijas de mi alma,
renazco día a día en frescas alegrías
gracias a tus palabras y caricias.


En constante mutación con las vibraciones armónicas de esta partitura
hoy por fin, la dicha se instalará en estos acordes disonantes,
luciendo en trajes sus notas... como constelaciones brillantes.

1 comentario:

  1. Me apetece replicarte con unos versos, tu precioso poema,

    espero que te guste y sea de tu agrado.

    Ahí van...


    Una sonata de primavera entregada,
    de rosas frescas, de orquideas rosas,
    les entregas a las bellas damas,
    desde tu frondoso mar con ondas.


    Escucha dentro de tu alma los acordes,
    date un respiro, y lo hallarás en tu corazón,
    una suave brisa te llenará de colores,
    y en tus manos se posará todo su amor...


    Búscalo, entrégalo en el suave firmamento,
    que el viento hará su trabajo hasta el destino,
    y le llegará muy calado en sus adentros,
    con urgencia sosegada y jamás llegará a ser olvido...

    Un placer acompañarte en estos versos de amor,
    deleitas al lector con tus sentimientos
    que tu corazón y tu alma te inspiren siempre.

    Un abrazo desde nuestra distancia, besos y tus estrellass
    Te adoro

    ResponderEliminar