lunes, 31 de mayo de 2010

El papiro


Fuiste papiro viejo
entre mis manos de tinta,
queriendo pintar pinceladas poéticas
en tus sueños más profundos.

Trazos al aire de azul celeste
recorriendo la faz de la Tierra,
buscándote en el horizonte
que con mis versos te hallara.

¡Oh!, los versos quedaban plasmados
por magia indescifrable,
mientras Eolo insuflaba vientos suaves
al papiro viejo, pero entrañable.

Misión tenía por cumplimiento
este pedacito de amor en el viento,
llegar a las Canarias
posándose en delicadas manos
siendo portador de versos enamorados.

¡Alegría en las playas y acantilados!,
¡loas a los espíritus del aire y del mar!,
una sirena recibió con agrado
estos versos de un corazón no olvidado,
más bien vivo y agradecido.

Desintegrándose el escrito
una vez leído con el corazón y el alma,
el mensaje estaba dado
no hacía falta retenerlo en lo mundano,
había traspasado su alma con sus versos
volviendo a reír con llantos la sirena....
en sus mares internos.

1 comentario:

  1. Y el alma llora de felicidad,
    por el papiro desaparecido,
    una vez leído, cae rendida,
    y se queda con el momento vivido...

    Un poema precioso de amor,
    donde resaltan tus sentimientos,
    que has dejado en ese papiro,
    un pedacito de tu corazón y cielo.

    Lo he disfrutado de priincipio a fin.
    Abrazos prolongados y muchos besos,
    y tus estrellass que nunca dejen de guiarte.

    Te quiero

    ResponderEliminar